Dr. Luis Alvarez (*)

Se conocieron casos de triquinosis una vez más en la zona de Pehuajó, región que, como toda la provincia, comenzó sus “carneadas caseras” con la llegada de los fríos.

A la vez, este año se suma que en muchos campos de nuestra zona se tiene la presencia de chanchos jabalíes que son utilizados para armar facturas caseras. Como Pehuajó en muchas zonas se repiten y a veces parece mentira que en el 2018 sigamos hablando de lo mismo.

Tomando la estadística del año pasado del Ministerio de la Provincia de Buenos Aires hubo 40 casos de triquina en 25 partidos. Es decir, es una realidad que la tenemos continuamente. Todos los años tenemos triquina y la vamos a seguir teniendo lamentablemente.

La triquina sigue estando y los análisis tenemos que hacerlo todos. Por suerte tanto el Ministerio como el Colegio de Veterinarios han cambiado el tipo de técnicas y la mayoría de los estudios se hacen mediante digestión artificial, sobre todo por la sensibilidad que tiene la prueba.

Es una enfermedad que lamentablemente seguiremos teniendo por las condiciones en las que se crían los cerdos. Alrededor de las grandes ciudades siguen alimentando cerdo con basura, y sigue habiendo ratas, es decir, es un ciclo que se sigue subalimentando.

A nivel campo también se da, pero en aquellos establecimientos donde se sigue alimentando con restos domiciliarios. Donde se le da cereal y se mantiene limpio al cerdo normalmente no se dan casos.  El año pasado hubo casos de triquina en todas las ciudades que rodean a Bahía Blanca, pero por suerte fue una triquina que no llegó al humano porque se han detectado en muestras de los animales faeneados.

El peligro de la enfermedad se ha expandido mucho más. Hay que ser muy responsables con estas cosas y tener un diagnóstico muy certero. Tambien es importante tener en cuenta que, por ejemplo, el puma es un animal que también tiene triquina, y el peludo al ser carroñero, es un animal que también puede contraer triquina. Se suma también el equino.

A la hora de llevar las muestras al laboratorio, en el caso del cerdo la entraña es la mejor muestra de todas porque el parásito tiene un tropismo positivo hacia los músculos de mayor irrigación. También se pueden llevar los músculos intercostales.

No hay que llevar la lengua, hígado, vasos, laringe, mollejas porque esas vísceras no sirven para nada.

En el chancho jabalí puede ser una entraña o un músculo del miembro posterior.

Si hablamos de caballos lo que normalmente utilizamos es la quijada, en el puma trabajamos con entraña.

Los análisis se hacen con 20 gramos y llevar fibra muscular. Eso es lo mejor.

Hay que hacer hincapié en que cada muestra tiene que ser individual, es decir, si faenamos dos cerdos tenemos que llevar muestras de ambos bien identificados.

(*) Médico Veterinario – Director del laboratorio Alvarez

Fuente: Infosudoeste

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s