Turf

Por Arturo Carlos Baldini, médico veterinario

El Senado bonaerense aprobó por mayoría la reducción progresiva de subsidios a la actividad hípica en la provincia de Buenos Aires.

Realmente el turf no recibe un subsidio, es una subvención, un fondo de reparación que surge de la ley 13.253 del año 2004.

El turf no es juego, pasa por otro lado. Las máquinas tragamonedas y los bingos sí son juegos. En 2004 se decidió hacer una ley que compense, de alguna manera, la caída tan abrupta de la jugada.

Atrás del hipódromo hay una agroindustria muy importante. La provincia de Buenos Aires es el quinto productor de caballos en el mundo. El nombre de la República Argentina en el mundo, a través de sangre pura de carrera, es muy conocido.

Con esta media sanción que ahora se va a pelear en diputados le quita al turf ese aporte y la posibilidad de hacer realmente este trabajo.

Esto es una actividad productiva a nivel campo, es una agroindustria de donde sale un producto que después sí va a competir en el hipódromo. Pero, ¿por qué va a competir al hipódromo? Va a competir porque esa es su vidriería.

El mundo está mirando eso. Un caballo dentro de un hara o de un box no tiene ninguna trascendencia. En el mes de marzo un caballo argentino ganó un premio latinoamericano en Maroñas. Ese caballo ya lo compraron unos rusos y fueron divisas para el país.

Desgraciadamente el enfoque que hace la señora gobernadora está equivocado. Es decir, no es que muchos de nosotros no estemos de acuerdo en que el día de mañana se retire esa subvención, lo que no nos parece justo es que se retire esa subvención de una manera tan violenta.

Esa decisión en esta agroindustria va a provocar una eutanasia violenta, y una vez que el sector productivo deje de producir caballos de carrera recuperarse será prácticamente imposible.

Hoy se están llevando la mejor genética Chile o Perú. La señora gobernadora no ve que muchos capitales extranjeros han invertido en Argentina y ahora están en la incertidumbre de saber si se van o se quedan.

Ya desde Uruguay están hablando con muchos productores argentinos para instalar los haras allá.

Lo que le decimos a la señora gobernadora es que esto no es un juego, esto es una actividad. La ludopatía se da en los bingos, en los tragamonedas. Acá no hay ludopatía.
Le pedimos por favor que revea las cosas. La quita abrupta de la subvención va a destrozar la actividad.

Esta es una producción agroindustrial donde trabajan 82.000 personas. En la provincia de Buenos Aires tenemos hipódromos en Azul, Tandil, Dolores, San Isidro y La Plata. Además, Bahía Blanca y Mar del Plata pensaban volver a la actividad, pero de esta manera es imposible.

Por ejemplo, solo en el hipódromo de San Isidro trabajan en relación directa con el caballo 2.200 personas y alrededor de 5.000 personas relacionadas con otra actividad.

La señora gobernadora y todo su equipo tienen que replantear esta decisión. En lo que hace a la competición, atrás de un caballo hay alrededor de 9 personas. Entonces, se va a destruir una actividad que da trabajo a muchísima gente.

Para Mañanas de Campo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s