Increíblemente otro año llega a su fin y con él un nuevo año trabajando para esta hermosa profesión e intentando hacer de ella algo mejor. Ese es el objetivo que cada año renovamos.

Para muchos habrá pasado desapercibido, pero para quienes ponemos nuestro tiempo y nuestras ganas ha sido un trabajo arduo. Hace ya tres años asumimos un compromiso y trazamos una línea. No siempre fue una línea recta, pero nos hemos esforzado por delinearla.

Atrás quedó aquel primer año, donde el trabajo fue puertas adentro, con todos los colegas esparcidos, consecuencia de nuestra profesión, muchas veces aislados y sin conexión. Entonces apuntamos a agruparlos en redes, en grupos por profesiones, naciendo los primeros “wasaps” de “Veterinarios de Pequeños”, “Veterinarios de Registro” y “Veterinarios de Campo”.

Poco a poco fuimos entendiendo que la comunicación entre nosotros nos acercaba, nos permitía debatir, discernir y construir y entendimos que cuanto más juntos estamos más dignificamos la profesión.

El segundo año seguimos sumando, integrando a la región a los muchos colegas que no están en la cabecera del Distrito, apoyando cursos, acompañando acciones, escuchando las necesidades.

Nos preocupamos por “nuestra casa”, no solo manteniendo su hermosa fachada, sino haciendo de ella un lugar más integrado, más “de todos”. Acercamos diferencias con la sociedad, que no siempre valorizó nuestro rol, siempre apuntando a la comunicación, como vía de vinculaciones.

Este año que termina sumamos a los objetivos anteriores una apertura social más fuerte, con un proteccionismo que no siempre entendió nuestro rol, pero que hoy entiende que nos necesita, con autoridades que vieron más allá de sus propias conveniencias y con un rol más protagónico.

Todo sin descuidar nuestro principal objetivo, el de UNA SOLA SALUD, objetivo que nos hace responsables de velar por los alimentos, que comienzan en el campo y terminan en una fábrica; el control de un transporte, la custodia de una zoonosis y la camilla de un consultorio.

Por eso nuestro último año se pone en camino con una mochila más cargada, pero con toda la convicción de que su contenido es sólido.  Un contenido que ha sido llenado por todos y cada uno de nosotros, con la participación, con sentirse parte de este “Colegio” que sin cansarnos de repetir es de todos y cada uno de nosotros, porque justamente, es de Veterinarios.

Te invitamos a levantar tu copa de 2018 y llenarla con todo este 2019 que está listo para que lo que venga siga siendo nuestro propio orgullo, el tuyo, el nuestro y el de todos.

¡Felicidades!

Comisión Directiva Distrito 7.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s