mascotas verano

El verano es una de las estaciones que más se puede disfrutar: se aprovecha más el día y muchos salen de vacaciones. Si todo esto lo acompañamos con nuestras mascotas, mucho mejor. Pero hay recaudos que tomar para que nuestros amigos de cuatro patas no sufran consecuencias. Acá 8 consejos:

1. Siempre darles agua fresca y limpia
En el verano más que nunca el bebedero de nuestro perro o gato debe estar lleno con agua fresca y limpia. Se recomienda cambiarla al menos un par de veces al día. El agua estancada puede contener bacterias y parásitos que pueden generar graves consecuencias.

2. Regulá su alimentación
Es elemental regular su alimentación en esta época ya que el calor puede hacer que coman menos, sobre todo durante el día. Darle en pequeñas raciones en la mañana y en la tarde-noche puede ayudar, mucho más si está humedecida para facilitar su ingesta, digestión e hidratación. Es elemental no darles de comer al menos 3 horas antes y 1 hora después de algún ejercicio o salida programada y que la hidratación sea continua pero no brusca.

3. Evitá el golpe de calor
Un golpe de calor es cuando la capacidad termorreguladora del organismo de tu mascota es superada por la ganancia de calor ambiental. Es un peligro muy real durante la época estival y sus consecuencias pueden ser realmente graves. Las instrucciones básicas son:

* No dejes nunca al perro o el gato encerrado en un coche bajo el sol: en tan sólo 20 minutos la temperatura interior del vehículo puede ser insoportable y causar incluso la muerte de la mascota.
* No dejar nunca a un perro o gato dentro de una transportadora expuesta al sol.
* Evitar los paseos, juegos y ejercicios en horas de máximo calor.
* Mantener a la mascota siempre bien hidratada.

4. Recordá que el asfalto quema
Nosotros llevamos zapatos, pero ellos no. Por eso es fácil que se nos olvide que el asfalto a determinadas horas del día quema. Se convierte en una superficie abrasadora que puede dañar las almohadillas de las mascotas.

5. Cuidado con braquicefalicos
Hay razas donde su capacidad respiratoria es diferente por cuestiones anatómicas. Los braquicefalicos (Bulldog inglés, bulldog francés, bóxer, etc.) son razas en las que su capacidad ventilación está afectada por su anatomía respiratoria y por eso son más propensos a alteraciones de golpes de calor. Hay que extremar los cuidados con ellos.

6. Evitar raparlos
Su manto piloso protege la piel de los rayos UV y disminuye su efecto en el cuerpo. Si pensamos que el pelo les da calor y lo rapamos, dejamos su piel expuesta al sol y les podemos provocar dermatitis solares y quemaduras, lo que puede hacer más probable el golpe de calor.

7. Cuidarlos del aire acondicionado
Si hay sistema de aire acondicionado en la casa, evitar que la mascota quede expuesta directamente al flujo de aire frío. Ellos tienen especial sensibilidad y puede afectar sus vías respiratorias.

8. Realizar control de parásitos
En primavera y verano, por temperatura y humedad, se da la mayor proliferación de ecto y endoparasitos. Controlá tu mascota con tu veterinario de confianza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s