porcinos

(*) Por Dr. Alejandro Pérez, responsable del Programa de Enfermedades Porcinas de la Dirección de Programación y estrategias de Sanidad Animal de la Dirección Nacional de Sanidad Animal.

Lo ocurrido en China respecto al brote de peste porcina africana ha provocado que el mundo hable de la carne y del impacto que esta enfermedad ha causado sobre el consumo de carne porcina, discusión que además pone en alerta a todas las aduanas y organismos sanitarios, por lo que significa la producción porcina en aquel país.

Lo que está ocurriendo con la peste porcina africana a nivel mundial y particularmente con la dimensión que ha tomado en China nos hace repensar a los servicios de sanidad animal del mundo e inclusive en la región. Tan es así que Senasa ha dispuesto revisar las medidas de mitigación en curso, es decir, los controles del ingreso de animales, productos, material genético, entre otros.

No solamente China, sino también en Europa se han tomado medidas. Si bien se han logrado ciertos avances en cuanto al control, son regiones en las cuales hay que estar presentes y ver de qué forma se distribuyen en esos lugares.

Por eso el Senasa busca poner en conocimiento a los productores y a la población en general y por eso reparte material de difusión de manera de explicar cómo se desarrolla la enfermedad.

La peste porcina africana es una enfermedad sistémica producida por un virus que afecta a todo el organismo, en este caso de los cerdos. Es una enfermedad de curso generalmente agudo, por lo que se ven son animales que no comen y con decaimiento, fiebre y síntomas de nerviosismo.

Como es una enfermedad sistémica y de hemorragia, lo que se observa son manchas en la piel. Es decir, se trata de características que pueden variar, pero son un denominador común de lo que se puede observar en los animales.

Lo que principalmente se observa es la gran mortandad. El virus tiene la característica de ser muy agresivo y además muta fácilmente. Es decir, cambia, entonces en el mundo no existe una vacuna, al contrario de lo que sucede con la peste porcina clásica, una enfermedad que es muy parecida y que Argentina pudo erradicar.

En el caso de la peste porcina africana, lo que nosotros observamos en China, más allá de las características que tiene en cuanto a contagio y resistencia en el ambiente, es lo que produce una enfermedad sin una medida de control.

La forma de inseminación es por contacto, pero también juegan un rol fundamental los animales silvestres. Obviamente, cuando tenemos una producción que no está del todo organizada, el movimiento animal doméstico de producción es un factor importante.

En los países donde se tiene una organización mucho más profunda en su producción, el tema de los animales silvestres se trasforma en una forma de contagio muy importante. En el caso del Continente Africano, donde tiene origen la enfermedad, no solo los jabalíes son reservorios, sino también las garrapatas. El virus tiene la capacidad de poder realizar su ciclo endémico entre el jabalí o especies similares y la garrapata. De ahí surge el origen del virus.

Por otro lado, la resistencia del virus al ambiente genera una forma importante de contagio. En este sentido, el tráfico internacional, como puede ser un barco o un avión, son factores importantes a la hora de la transmisión de la enfermedad por los países. Brasil y Haití fueron los únicos lugares en donde alguna vez se observaron casos de porcina africana y luego no hubo más.

El transporte de personas y los desechos que se generan son muy importantes y hay que tenerlos muy en cuenta.

Ahora, teniendo en cuenta toda esta información, habría que hacer un análisis de la forma de prevención que se podrían aplicar. Es importante hacer foco principalmente en los productores, ya que las medidas de bioseguridad que puedan tener en la granja son fundamentales.

En Argentina tenemos un largo camino por recorrer. Todas las mejoras que nosotros podamos hacer en cuanto al ingreso y el control de los animales, hacen que nuestra granja esté protegida. Y en el caso de que eventualmente pueda ingresar la enfermedad, que esta se disemine rápidamente.

Además de las medidas de bioseguridad que se pueden aplicar, otras de las acciones que sirven para mantener y cuidar el estatus sanitario de nuestra producción porcina es a través de la detección precoz. Es decir, conocer la enfermedad, saber que síntomas produce y cómo se contagia es de alguna manera una forma de prevenirse y de estar alerta para inmediatamente dar conocimiento a las autoridades de Senasa.

La forma más tradicional de hacerlo es ubicando una oficina local y comunicando cuales son los hallazgos o las características de los síntomas que encuentran, de tal manera que el organismo pueda tomar intervención y descartar el caso.

Otra de las maneras bastante novedosas que tenemos ahora es a través de una aplicación para Android, en la cual inclusive podemos sacar fotos o escribir lo que vemos y mandarlo. Esta es una herramienta muy eficaz para prevenir las enfermedades y que las consecuencias sean mucho menores.

Es importante señalar que no estamos frente a una zoonosis. Es decir: aquí no hay peligro de contagio al ser humano. Es una enfermedad que afecta exclusivamente al cerdo, tanto doméstico como silvestre, por lo que no hay peligro para la población en general.

Fuente: Mañanas de Campo – Radio La Brújula 24

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s